La función principal de los Precipitadores Electroestáticos es la recolección de partículas de los gases de la combustión en diferentes procesos industriales. Con el surgimiento del concepto aire limpio y sus limitaciones tan estrictas, las eficiencias de recolección han aumentado a un rango de hasta 99,5% de retención de partículas contenidas en los gases producto de la combustión. Para cumplir con estas rigurosas cifras de eficiencia ha sido necesario cambiar el diseño y tamaño de los precipitadores y la necesidad de una operación eficiente con bajo mantenimiento se ha vuelto prioritaria. Hoy en día el refinamiento en operación, materiales y nuevas invenciones abundan para los precipitadores electroestáticos, incluyendo el electrodo de descargas, mayor esparcimiento entre placas, controles de sacudido, limitadores de corriente variable y programas que permiten a los operadores ver las condiciones de operación del precipitador y ver otros parámetros de operación.