En los procesos productivos, los componentes de las instalaciones están sometidos a diversos ataques corrosivos. Se trata especialmente de efectos químicos producidos por ácidos, lejías, soluciones salinas, disolventes orgánicos, químicos diversos o vapor de agua. El potencial corrosivo aumenta con frecuencia por las altas temperaturas y cambios de temperatura. Tanques, tuberías, torres de reacción, lavadores de gases etc. Además, están sometidos con frecuencia a cargas mecánicas como la presión y abrasión.

A lo largo de las últimas décadas, STEULER-KCH ha desarrollado revestimientos de ladrillo resistentes a los ácidos los cuales protegen los equipos en las plantas de procesamiento del ataque químico por medios agresivos, como ácidos, bases, soluciones salinas o vapor de agua. Simultáneamente, Ingal Ingeniería como instalador reconocido por su larga experiencia, ofrece soluciones adecuadas, utilizando un revestimiento para cada componente y sistema de planta que requiera protección confiable y duradera contra la corrosión y altas tensiones químicas, térmicas y mecánicas.